SUNAT: VERIFICACIÓN Y CONTROL DE COMPROBANTES DE PAGO

SUNAT: VERIFICACIÓN Y CONTROL DE COMPROBANTES DE PAGO

Por: Luis Farfan Falcon

Como parte de sus facultades, durante los últimos meses la SUNAT ha venido realizando acciones de control y verificación sobre el grado de cumplimiento de obligaciones formales asociadas a los Comprobantes de Pago (CdP´s).

Como se sabe conforme con lo prescrito en la Ley y Reglamento de Comprobantes de Pago, los CdP´s son documentos que acreditan, para propósitos tributarios, una serie de transacciones como son, entre otras, la compraventa de bienes y la prestación de servicios. Bajo ese marco normativo concordado con lo dispuesto en el artículo 89° del Código Tributario (CT), su emisión en apego a las formas, plazos y oportunidades son de obligatorio cumplimiento en tanto se configure una operación por la que proceda su emisión.

En esa línea, es claro que la debida emisión, entrega y registro de los CdP´s constituyen una herramienta de primera línea que permite viabilizar el control tributario por parte de la SUNAT, dado que su emisión/registro, posibilita al Fisco rastrear e identificar la realización de actividades económicas con incidencia tributaria sustantiva, máxime cuando los mismos, fundamentalmente habilitan acreditar, por ejemplo, ingresos, gastos o costos para efectos del Impuesto a la Renta así como el crédito fiscal tratándose del Impuesto General a las Ventas (IGV). Sumado a ello, la emisión de los CdP´s da a lugar a la dinámica fiscal, en vista que luego de su registro y anotación (tanto en ventas como en compras), procede la liquidación, declaración y pago de los tributos ante la autoridad tributaria, por las operaciones concretadas.

Dicho ello, no queda duda que el cumplimiento de las obligaciones tributarias asociadas a los CdP´s son de capital importancia, más aún cuando la tendencia actual se verifica con su simplificación, mediante la usanza de los Comprobantes de Pago Electrónicos (CPE) así como de los Libros y Registros Contables Electrónicos. Instrumentos que facilitan el orden y control, no solo desde la perspectiva del contribuyente, sino también facilita el control y fiscalización, en tiempo real, por parte de la SUNAT.

En consecuencia, ningún agente económico puede sustraerse al cumplimiento de tales obligaciones, pues de lo contrario incurrirá en infracciones administrativas que serán determinadas de forma objetiva por los fedatarios de la SUNAT (asentadas en actas probatorias) y, sobre las cuales no solo puede recaer una sanción pecuniaria, sino también el cierre de establecimiento (infracciones y sanciones tipificadas en el Artículo 174° del CT). Con lo cual, ante un hecho imputable al administrado, se perjudica la continuidad y normal desarrollo de las operaciones empresariales.

No obstante, tratarse de obligaciones ampliamente conocidas (de ahí la importancia de la predictibilidad de un Sistema Tributario), aún existen contribuyentes (últimamente pertenecientes al sector económico de alimentos y hoteles), quienes siguen demostrando malas prácticas tributarias relacionadas con los CdP´s. Así, por ejemplo, en el caso de 2,500 restaurantes sujetos a acciones de control sobre obligaciones con CdP´s, la SUNAT señala que el índice de incumplimiento es de aproximadamente el 40%, habiéndose detectado y sancionado casi un total de 800 locales, siendo los distritos con mayor grado de restaurantes infractores, los ubicados en Miraflores, Cercado de Lima, Surco, y San Isidro, con un total de 72, 66, 55 y 52 locales sancionados (Fuente SUNAT/ Correo del 08.06.2018).

En ese ese sentido, si la aspiración de toda sociedad es la de contar con servicios y políticas públicas eficientes, como obligaciones inherentes del Estado (educación, seguridad ciudadana, salud, infraestructura, etc.), de la misma forma, los agentes económicos deben tener conciencia sobre el Deber de Contribuir (siempre en función a su capacidad contributiva) y evitar incurrir en malas prácticas tributarias en general, en el caso específico, las asociadas a los CdP´s, tales como su no emisión o, mediante la emisión de documentos que no son CdP´s para fines fiscales, tales como las comúnmente conocidas “notas de ventas”, “adelantos de cuenta”, “avances de cuenta”, “proformas”, “liquidaciones” y documentos similares y, en el peor de los casos, incurrir en prácticas ilegales como la compra de facturas, operaciones no reales, entre otros supuestos, con el fin de incrementar gastos, saldos, créditos, obteniendo ventajas tributarias ilícitas penalmente reprochables. Por lo que el denominado boom gastronómico peruano, de la misma forma, debe reflejarse en un boom recaudatorio de tributos provenientes de dicho sector económico.

Desde esa perspectiva, por ejemplo, resulta plausible que en el caso de la determinación del IR de personas físicas, al menos, se haya dado un primer paso con la obligación de sustentar determinados gastos con el respectivo CdP (v.g. Recibos por Honorarios, Documentos Autorizado emitidos por intereses de créditos de primera vivienda). Siendo discutible, el condicionamiento de la deducción a otras obligaciones formales (v.g. bancarización) que en rigor, en los hechos, resultan impracticables.

Finalmente, no debe perderse de vista que la relación Fisco – Ciudadano Contribuyente, siempre debe tender a desarrollarse en un circulo virtuoso y no en uno vicioso y tirante.

 

Luis Farfán Falcón
Junio, 2018.

legal@farfanfalcon.com

C. 949085395

www.farfanfalcon.com