FISCALIZACIONES SUNAT ¿Recaudación a cualquier costo?

FISCALIZACIONES SUNAT ¿Recaudación a cualquier costo?

FISCALIZACIONES SUNAT ¿Recaudación a cualquier costo?

Hace unas semanas se dio a conocer que la SUNAT podría evaluar fiscalizar las redes sociales de los contribuyentes (v.g. Facebook, Instagram) con el fin de detectar signos exteriores de riqueza (v.g. viajes, autos, propiedades, clubes) y, mediante los respectivos cruces de información, determinar la existencia o no de supuestos de incrementos patrimoniales no justificados (IPNJ), rentas no declaradas, omisiones tributarias.

Esta posible medida, fue aparejada con las fiscalizaciones realizadas a las administraciones o juntas de propietarios de condominios en las playas al sur de Lima, con el objeto de, igualmente, verificar casos de IPNJ, o no tributación del Impuesto a la Renta de primera categoría producto de alquileres de casas de playa. A la par de acciones de control sobre los negocios estacionales que se llevan a cabo en tales circunscripciones.

Durante la semana, el titular de la cartera del MEF ha sido más puntual y en forma enérgica ha señalado que resulta necesaria intensificar las fiscalizaciones tributarias dado que, por ejemplo, las empresas deducen como gasto la compra de licores o, existen casos donde los ingresos declarados por los contribuyentes ante la SUNAT no calzan frente a los colegios o universidades donde cursan estudios sus hijos. Así como, eliminar y/o racionalizar exoneraciones tributarias dado un presunto mal uso de éstas o incumplimiento de sus objetivos.

A ello cabe agregar que el MEF se ha propuesto incrementar la presión tributaria de 12.9% a 15.3% del PBI con miras al 2021 (en coincidencia con el Bicentenario), conforme se verifica del Informe de Actualización del Marco Macroeconómico Multianual 2018 – 2021 (IAPM). Mientras que recientemente el Sindicato de la SUNAT (SINAUT) públicamente ha dado a conocer, que solo la Intendencia Lima para el 2018 tiene como meta lograr la suma de S/ 25,725 Millones y, en términos textuales sostienen que “se les está pidiendo un incremento del 35.6 % con respecto a la meta del año anterior que no pudieron cumplir”.

De estas declaraciones, acciones de control y proyecciones numéricas se avizora con facilidad que la SUNAT durante los meses que vienen potenciará los procedimientos de fiscalización de obligaciones tributarias, no solo a nivel de entes empresariales sino también sobre personas naturales.

La agresividad en las fiscalizaciones tributarias, resulta claro, dado que se da en el marco de los recientes ejes propuestos por el Poder Ejecutivo para incrementar la recaudación y reactivar la economía. Entre los que también se encuentran, las potenciales fiscalizaciones sobre las operaciones comerciales vía aplicación de la Cláusula Antielusiva General (CAG) prevista en la cuestionada Norma XVI del Código Tributario conjuntamente con su inminente reglamentación en el presente semestre.

Las acciones descritas tienen un fin estrictamente recaudatorio, sin embargo vemos con suma preocupación el quebrantamiento que podría darse sobre una serie de derechos constitucionales, como por ejemplo el derecho a la intimidad personal (al fiscalizarse redes sociales), tal como acertada y oportunamente lo ha advertido el profesor tributarista Jorge Bravo Cucci.

Es evidente. Se viene un intensa campaña de fiscalizaciones tributarias tanto a nivel de empresarial como sobre personas físicas, las que en rigor, resultan necesarias dado los dos años perdidos durante el anterior gobierno. Sin embargo, reiteramos una vez más que la ejecución operativa de las mismas ya en el trabajo de campo, se produzcan dentro de un contexto de respeto a los derechos y garantías de los contribuyentes, se ejecuten en forma técnica, objetiva y tenga como norte el bienestar general en la siempre tirante relación Fisco – Contribuyente. Debiéndose, además, dejar de lado incentivos perversos dentro del esquema de trabajo de la Administración Tributaria: La política de recaudar -vía fiscalización- a cualquier costo, para finalizar el año con bonos e incentivos por metas cumplidas, dentro de una entidad con funciones sumamente sensibles, debe terminar.

 

Esperamos que en esta natural relación de asimetria, los contribuyentes se encuentren en posición y condición de defender sus derechos dentro de los cánones que la ley les confiere encontrando luces en el horizonte que se viene.

Luis Farfán Falcón.
Mayo, 2018